Durante show de técnicas, los estudiantes transitan diversos sistemas y técnicas de impresión. Como corolario, acopian gran cantidad de impresos, fruto de la experimentación. Ese material nos sirve para excusa para mostrar un posible modo de pensar una obra de arte, que además, es colectiva.

Partiendo de la materialidad –entre quinientas y dos mil impresiones- se propone producir una única obra teniendo en cuenta seis ejes de análisis: la – los impresos-, los –herramientas del taller, económicos propios; recursos humanos-, el -las cuatro horas de cursada-, el –dónde, hasta dónde podemos desplazarnos en el tiempo disponible-, el , las .

Los estudiantes proponían acciones a realizar con la totalidad de las impresiones producidas en el , y por votación, se seleccionaba la obra a realizar.

Como se dijo, nos servía de excusa para ensayar un proceso de creación de obra, que en este caso, se realizaba con todos los estudiantes presentes y debía atenerse a determinadas variantes que condicionaban la producción. Trabajamos la obra grupal, el despojo, la transformación de lo individual a lo colectivo producto del consenso. Han resultado situaciones lúdicas, sociales, estéticas…