somos.png

PROYECTO SE IMPRIME

Se Imprime: ese es el nombre con que referenciamos a la cátedra taller complementario de grabado y arte impreso de la facultad de artes de la Universidad Nacional de La Plata.

Somos una cátedra optativa que trabaja en torno a producciones gráficas, entendidas como un modo de producción artística en constante expansión, con múltiples abordajes y redes de contención.

En 2008, cuando se abrió el concurso de la materia, presenté un proyecto basado en experimentación y el trabajo conceptual por sobre los conocimientos técnicos. Fue y sigue siendo un desafío que ajustamos con el equipo docente cuatrimestre a cuatrimestre, buscando ser realmente útiles en la formación de nuestros estudiantes.

Cuando comenzamos, nos preguntamos por qué complementar, y cómo hacerlo. Los rudimentos técnicos del grabado se imparten en la materia básica y son, por una cuestión de tiempo, inabordables en las 16 clases que dura nuestro taller.

Entonces armamos una propuesta que se basa en lo experimental, donde la técnica es una excusa que se debe dominar para concretar una obra que, en todos los casos, debe tener su impronta gráfica.

Dentro de la dinámica relación que ocurre entre la producción del arte en contemporaneidad y el avance tecnológico que refiere a la gráfica, un sin número de operaciones se legitiman por medio del uso de la gráfica o el arte impreso y el arte a nivel local. En este contexto los artistas a través de sus producciones, interrogan, convocan y atacan lo tradicional proponiendo en contraposición nuevos discursos.

Afines a desarrollos de la práctica artística dentro del campo de la gráfica contemporánea y a partir del propósito de elaborar estrategias artísticas gráficas como un marco expandido del campo propio, sumados al estudio de las experiencias de proyectos a través de la construcción de conocimiento de arte por medio de la práctica, la cátedra ha efectuado un recorrido donde la apuesta principal radica en la experimentación, implicando en estos desarrollos las prácticas que hacen una utilización de la gráfica por espacios de ruptura o alternativos.

Se han propiciado nuevos formatos y modos disciplinares que reactivan el entorno local desde una perspectiva del aquí y ahora, fomentando la interrelación entre individuos de nuestro contexto, en donde la gráfica se instala en el marco productivo del arte contemporáneo y se abre al panorama de producción local desde una “plataforma de emergencias”. Tratamos con nuevos modos de relación con el entorno productivo a través de la emergencia de galerías, de centros artísticos experimentales, donde se produce gráfica, se dictan talleres, se exhibe lo producido en redes donde se incorporan nuevas maneras de gestionar, producir, mostrar y vender arte. Nuevos modos de circulación y producción de arte: convocatorias de arte correo, libro de artista, ferias de arte gráfico, colectivos y grupos conforman un próspero panorama de la gráfica actual.

Operando sobre las nuevas tipologías de hacer, contextualizando los hechos, la experiencia del arte nos acerca a una nueva poética de las imágenes, que se trasladan sobre los discursos, enfrentándolos, y así operan sobre la imagen u objeto, desde una metamorfosis que las adapta a la realidad que les contiene desde la producción. Como equipo docente y de investigación, los integrantes de se imprime –nombre con el cual nos referimos a la cátedra que nos nuclea- demarcamos estas imágenes u objetos gráficos a los cuales muchas veces hemos denominado como asuntos gráficos, intencionadamente como un nuevo concepto que elabora una producción en sentido contemporáneo, ya que en el contexto de hoy no hacemos solo imágenes, ni solo conceptos, ni objetos: efectuamos tareas y pertinencias, a través de contenidos, o más bien asuntos, que se expanden sobre una experiencia abarcativa que amplifica el contexto y por lo tanto el horizonte de la experiencia gráfica.

Dentro de estas prácticas contemporáneas e indagando sobre las formas de producir y entender la contemporaneidad, situamos a una nueva manera de entender y producir gráfica y así operar procesos atravesados por el uso de la tecnología. Para esto desarrollamos estrategias procesuales, donde se aloja la obra de arte contemporánea, la incorporación de conceptos como el infraleve o los microrelatos. Estos elementos son excusas que nos sirven para abordar nuevos modos de entender la gráfica, donde todo puede ser matriz, trabajamos con lo real y en ese uno:uno existe un sistema de producción que se aleja de lo representacional para acercar el arte a la vida. Sumamos a estas experiencias el combo gráfico, que obtiene su conformación capitalizando una diversidad de formatos –afiche, sticker, autoeditable, postal y objeto gráfico contenedor- y que actuando sobre ferias gráficas o arte correo, desarrolla su enclave donde la producción artística es desplazada a través de la mediación de la tecnología comunicacional o insertándose en la convivencia de proyectos, producciones, diálogos, reciprocidades, formas de producir nuevas estrategias de supervivencia que dan identidad a la producción local.

Buscamos trasformar los sistemas de producción instalados habilitando una trama de recorridos que sostengan la diversidad de formatos. Desde estas etiquetas que se establecen en el medio a través de las tipologías del hacer, que en este caso nos proporcionan otras posibilidades creativas, nos dirigimos hacia nuevos caminos de acción dentro del universo de la gráfica, inmersos en una dinámica permanente de interés por el cambio, buscando la emancipación de lo determinado por estructuras predeterminadas en el arte hegemónico -entre ellas están las acciones estilísticas y productivas que el mercado ha regulado-. Trabajamos en pos de una búsqueda creativa sobre la necesidad de reestructurar los cánones dominantes y efectuamos la constante revisión y oposición de los límites que les definen. Buscamos en el tránsito la definición de novedades, operando sobre los recursos, construyendo y alimentando una red de discursos móviles y actualizables, en contacto con el quehacer, donde se ensayan nuestros asuntos.

A partir de una nueva mirada, configurada en parte por el rescate de los nuevos marcos productivos, intentamos separarnos tanto de la actitud estética como de la mirada legitimadora del espectador. Anclando las prácticas en la experiencia desde la poética, la construcción de sentido se potencia en el territorio de desarrollo, expandiendo la gráfica a recursos genuinos: actuando sobre el sentido serial y/o editorial, amplían la confinación a la cual fueron sometidas las artes impresas a partir del grabado, que las vinculó al sistema de estampas destinadas a los tradicionales espacios de muestras de arte.

Desde este tipo de prácticas desarrollamos itinerarios en espacios alternativos de producción de arte, intercomunicándonos, operando artísticamente, tareas que servirían como un enriquecimiento del campo, formando núcleos afectivos en donde circunscriban, condensen y atraviesen campos de producción y análisis autónomos.

Los objetivos que planteamos exceden lo técnico hacia la práctica del arte en general y su circulación. Buscamos que los estudiantes tengan conocimientos de las artes gráficas y sus distintos modos de producción, sistemas de impresión y técnicas, que puedan reconocer o encontrar un sistema que resuelva técnicamente su poética visual y que en el transcurso de la cursada exhiban sus producciones en circuitos tradicionales u alternativos del arte. Para esto, estamos atentos a convocatorias nacionales o internacionales de arte correo, ferias de gráfica o concursos de grabado, donde los estudiantes puedan presentar sus producciones, y algunas veces abordamos el espacio urbano con experiencias participativas o grupales.

Nuestro modo de trabajo áulico se articula en 3 instancias, presentación de la propuesta, experimentación y acercamiento a las técnicas, y producción de obra.

El trabajo en la facultad se complementa con experiencias de extensión universitaria y de investigación. En investigación, solemos recurrir a temas que se vinculen con la práctica de nuestro taller, elaborando corpus teórico propio que pueda dar cuenta de nuestro trabajo.

Guillermina Mongan ralata nuestra experiencia para la exposición homenaje a los diez años de la cátedra:

“…Grabado complementario, diplomacia cero: Un aula puede ser una máquina de guerra, un chill out para la imaginación, un espacio de encuentro o como lo viene siendo hace años el equipo de la cátedra de grabado y arte impreso complementario "Se imprime", puede ser el taller más rufián, sincero y acogedor para quienes gusten de las sustancias embriagadoras de las tintas gráficas.

Contra cualquier horizonte de expectativas, "Se imprime" puede proponer preparar una entrega para que termine siendo una pila de bollitos de papel para jugar a un carnaval sin agua, probar los alcances de una tinta debajo de las ruedas de un bus, redimensionar los límites de un rodillo con una aplanadora conducida por la titular de la cátedra, tallar el "taco" más blando con las herramientas más cotidianas o restaurar la fachada de una casa con fotocopias. La lista se va tornando cada vez más inverosímil y a la vez más cerca de la imaginación. Así es la cosa, un "show de técnicas" para hacer temblar todo presupuesto e instaurar por el tiempo que se quiera uno nuevo, muchos o ninguno.

¿Por qué acompañar experiencias gráficas como quien hace pogo en el recital más soñado no puede ser un modo de aprender/enseñar modos de producción, modos de estar en el mundo o algo así como de qué puede tratarse esto de ser artistas? ¿Por qué llevar en una remera "Su pregunta molesta" no puede ser un guiño de complicidad que nos extrañe la mirada? ¿Por qué "La contradicción no puede ser nuestro posicionamiento singular"?

Hacer del riesgo afiches, del acompañar procesos y proyectos una intervención poética, una incisión que molesta y se agradece, hacer de la contradicción un modo de experimentar con materiales, hacer del aula taller una banda de rockers gráficos, hacer algo de esto y tantísimo más es lo hoy se encuentra condensado en este espacio, desde donde, como en un proceso postalquímico, se insiste sobre todo en no perder de vista la importancia de hacer del arte un lugar, para traer a los días (y a las noches) un poco de imposibles que, como en un sueño de 10 años, con una prensa imaginada, se impriman en distintos papeles una frase que diga "Todo lo que decimos puede ser lo contrario" (y esto sin duda, es un montón)…”

 

Ro Barragán
profesora titular de se imprime